Tyrannosaurus, el gran carnívoro, el rey de los reptiles tiranos, pudo haber estado cubierto por plumas. Los que ya lo supierais no habréis reaccionado de manera alguna. Los que no, quizás os hayáis quedado a cuadros. Y aquí es cuando llegamos a la parte principal del tema de hoy: «¿cómo sabemos eso?»

Sigue leyendo en El Ojo de Darwin.

También te puede gustar:

3 comentarios

Responder a Ernestotaku Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *