destacadaarchie

Vuelo, planeo, plumas y barbas

“¡Oh, venga ya! ¡Otro titular con cosas enumeradas aleatoriamente! ¡Y vuelve a mencionar plumas, para conseguir chistes fáciles!” Alguien al leer el titular.

Hace años que se demostró que la pluma llegó antes que el vuelo. Y es que, desde que empezaron a descubrirse y publicarse decenas de evidencias de plumas en dinosaurios no avianos (vaya, no pertenecientes a las aves), quedó clarísimo que las plumas aparecieron mucho antes que las aves propiamente dichas. Además, los investigadores Prum y Brush relacionaron las plumas presentes en estos fósiles con las diferentes fases des desarrollo embrionario de las plumas en las aves actuales. Así, las primeras plumas o estadio 1 eran una especie de cerdas, para pasar a ser una pelambrera “despeluchada” semejante al plumón de los polluelos, pasar a parecerse a una pluma de cobertura del cuerpo, organizarse alrededor de un raquis o eje central, y finalmente, dar lugar a una pluma totalmente rígida, con sus barbas perfectamente enlazadas, y con la quilla asimétrica. Todos estos estados se han descrito en dinosaurios emplumados.

Dinosaurios como Archaeopteryx o Microraptor poseían ya plumas totalmente modernas, incluso asimétricas. ¿Pudieron ser capaces de volar como cualquier ave moderna? Un estudio recientemente publicado en Proceedings of the Royal Society B por Feo, Field y Prum ha decubierto que, si bien el aspecto de las plumas de estos terópodos era modeno, no lo era la organización geométrica de sus barbas. Así pues, podríamos añadir un estadio transicional más, con plumas remeras asimétricas y aparentemente modernas, pero cuyas barbas aun no llegan a la complejidad de las de las aves más derivadas. ¿Implicaciones de todo esto? Que estos dinosaurios tuvieran plumas totalmente desarrolladas y asimétricas implica que eran capaces de “algo” en los aires, pero que no llegaría a ser un vuelo tan elaborado como el de las aves modernas.

Podéis leer el resumen del artículo aquí.

Referencia:
Teresa J. Feo , Daniel J. Field & Richard O. Prum (2015). Barb geometry of asymmetrical feathers reveals a transitional
morphology in the evolution of avian flight. Proceedings of the Royal Society B (advance online publication)
DOI: 10.1098/rspb.2014.2864

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *