¿Qué es una podoteca? Es la estructura de escamas que recubre el pie. Hasta ahí todo claro, ¿verdad? ¿Y cómo sería esta podoteca en los dinosaurios, en concreto en los terópodos, los carnívoros? Bueno, pues si echamos un vistazo a las reconstrucciones existentes, nos queda claro, ¿verdad? ¡Echad un ojo!

pies

Como véis, en estas ilustraciones vemos una podoteca como la de las aves, con varias morfologías de escamas y una estructura muy característica. Y la reconstrucción está tan extendida que parece que esto estuviera más que comprobado, ¿verdad? ¡Pues no lo estaba! por primera vez, se ha comprobado que los dinosaurios terópodos tendrían una podoteca como la de las aves. El estudio se basa en el análisis minucioso de los pies de Concavenator corcovatus, el famoso terópodo jorobado del yacimiento de Las Hoyas en Cuenca y ha sido publicado recientemente en la prestigiosa revista Cretaceous Research por Elena Cuesta y colaboradores.

pies2

Los autores analizaron las impresiones de piel asociadas al pie derecho de Concavenator y lo compararon con el resto registro fósil, así como con la podoteca de los organismos actuales emparentados con los dinosaurios (cocodrilos y aves). El estudio identifica en la podoteca de Concavenator los mismos elementos que tienen las aves, es decir: tres tipos distintos de escamas, la ordenación de estas, el desarrollo de almohadillas plantares con la disposición «artral» (en la cual las almohadillas no corresponden con las falanges de los dedos) y la presencia de un estuche córneo que formaría las garras de los dedos. Y dado que esta estrcutura aparece tanto en dinosaurios avianos como en Concavenator, el origen se puede rastrear hasta el grupo «Avetheropoda», que incluye a la mayoría de los dinosaurios terópodos.

Referencia: Elena Cuesta, Ignacio Díaz-Martínez, Francisco Ortega & José L. Sanz (2015). Did all theropods have chicken-like feet? First evidence of a
non-avian dinosaur podotheca. Cretaceous Research 56: 53–59 doi:10.1016/j.cretres.2015.03.008
http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0195667115000373

También te puede gustar:

1 comentario

Responder a Cabezón Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *