Si, nos habíamos costumbrado a salir todos los fines de semana, e incluso entre semana. A gastar sin parar, viajecito aqui, viajecito allá, rebajas, caprichitos, restaurantes… y porque ahora no podemos, dado que la economía mundial pasa por un efecto cuello de botella, creemos que es el fin del mundo.

Bueno, pues aqui os dejo esta imagen-reflexión. Que tengáis un buen martes!

También te puede gustar:

4 comentarios

  1. La gente vivía sin darse cuenta de que despues de lo bueno viene lo malo (digo la vivía y no viviamos porque normalmente los investigadores trabajamos gratis durante mucho tiempo y cuando cobra se arregla con mil euros mucho tiempo)

    Muy buena reflexión

  2. Siempre vivi sencillamente, odio los lujos, trato de hacer una vida «ecologica» dentro de lo que se puede, mis hijos, no estan acostumbrados a recibir millones de regalos, intento inculcarles el valor no del dinero sino de proteger con nuestros actos el medio ambiente, en mi casa ni tv de plasma tenemos creemos que tambien es perjudicial el endeudarse exageramente, aun asi la crisis nos llego, no todos actuamos de manera absurda pero si todos somos perjudicados…..

Responder a El Señor de los Animalillos Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *