Los últimos días, en un ataque de desesperación y ganas de terminar los exámenes, me puse a cotillear la página del Hairy Museum of Natural History. Pues bien, encontré algo que no tiene precio: un Horóscopo cuyos signos son criaturillas de las que nos gustan, según nuestra hora de nacimiento.

No deja de ser curioso conocer ese ser extinto que hay en nuestro interior, y que nos define tan bien (debe ser un arte esto de hacer horóscopos, tienes que saber qué escribir para que, lea quien lo lea, crea que lo has calado). Para entrar, teneis aquí el enlace original, en francés, y aquí la traducción macarronica de google al inglés.

Yo soy un Opabinia. La verdad es que me complace, pues aunque no soy ningun teropodillo, tengo cinco ojos. Y ahí queda eso.

También te puede gustar:

3 comentarios

Responder a DinoDetective Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *