Coged un artrópodo marino cualquiera… una gamba, por ejemplo. Pegadle la cabeza de un Anomalocárido. Un telson similar al de los Xifosuros. Y para rematar, unas «aletas» fijas triangulares… ¿estamos jugando al Spore? No, estamos leyendo el último Science del equipo de Derek Briggs. Echad un vistazo a este descubrimiento aqui mismo. Brutal!

También te puede gustar:

3 comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.